ACT apoya a CEAR en la denuncia contra el acuerdo UE-Turquía

Navarra en la lucha contra la Trata
24 Abril, 2016
Lo que aprendí viendo la televisión: “tú a tu casa y yo a la mía”
2 Mayo, 2016

¿Recuerdas el acuerdo al que se sometió

la Unión Europea con Turquía el pasado 18 de abril?

 Ver aquí la Declaración UE – Turquía, 18 de marzo de 2016 

logo_cearConsulta aquí la acción de denuncia de CEAR 

 

Los líderes de los 28 países de la Unión Europea decidieron ese día que todas las personas que llegaran a Grecia arriesgando su vida en travesía por el mar fueran internadas en lugares cerrados (zonas de detención) y enviadas a Turquía.

Para ello, la Unión Europea se ha comprometido a pagar a Turquía 6.000 millones de euros (y la promesa de eximir a la población turca de visado para viajar a Europa).

Se trataba de una vía rápida de evasión de responsabilidad de la Unión Europea, que intentando desincentivar el negocio de las mafias de traficantes de seres humanos, no ha logrado mermar las travesías altamente peligrosas de quienes necesitan desesperadamente encontrar protección en suelo europeo.

Para la Unión Europea, Turquía puede acoger de forma segura a las personas que huyen del conflicto, de la violencia o de la pobreza, y señala que por tanto, quienes buscan refugio deben solicitarlo allí y no en la Unión Europea. Sin embargo, varias organizaciones como Amnistía Internacional ya han denunciado que Turquía está devolviendo masivamente a estas personas a sus supuestos países de origen, violando los derechos de quienes necesitan protección.

Amnistia InternacionalVer posicionamiento de Amnistía Internacional respecto al acuerdo entre UE y Turquía.

Qué dice la legislación europea

La Convención de Naciones Unidas sobre el Estatuto de las Personas Refugiadas de 1951 surgió como respuesta a los grandes movimientos migratorios tras la Segunda Guerra Mundial, y comprometía a los Estados-Parte a facilitar vivienda, educación y asistencia pública a las personas refugiadas. A partir de ahí, numerosas Directivas y Reglamentos han intentado mejorar las garantías y normas de acogida de los estados miembros.

La Directiva 2001 de protección temporal en caso de urgencia, por ejemplo, compromete a los Estados miembros a fomentar un esfuerzo equitativo para acoger a las personas en necesidad de refugio, y asumir las consecuencias de su acogida para garantizar su protección inmediata.

Este compromiso está siendo eludido por la Unión Europea, poniendo en peligro de muerte y en riesgo de tráfico y trata de seres humanos a quienes necesitan protección inmediata.

Por otro lado, no debemos olvidar el hecho de que los países europeos fabrican y venden armamento que irremediablemente va a parar a los países en situación de conflicto. La responsabilidad de las guerras ajenas, y sus subsecuentes éxodos migratorios para la supervivencia, debería recaer sobre quienes expiden las armas. España, en concreto, es el séptimo mayor vendedor de armamento del mundo (por detrás de Reino Unido, Alemania, Francia, China, EEUU y Rusia).

¿Por qué la falta de seguridad y esta violación de Derechos Humanos afecta directamente al aumento de la trata, entre ellas la trata con fines de explotación sexual?

El negocio de la trata de seres humanos se nutre de personas en situación de vulnerabilidad. Personas en situación de pobreza extrema o en necesidad urgente de huida, son la diana perfecta para compradores de cuerpos, de órganos, o de mano de obra barata.

La trata incluye la captación, transporte, recepción y explotación de personas que son utilizadas como mercancía. Hemos recibido frecuentes noticias sobre la explotación sexual que ya están sufriendo mujeres y niñas en su trayecto de huida de Siria hacia Europa. No es de extrañar que la mayor parte de mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual en nuestro país provenga de los países más desiguales del África Subsahariana, Europa del Este, América Latina y Asia.

Las mujeres y niñas en tránsito sufren una doble discriminación allá donde los Derechos Humanos no están siendo garantizados. Las personas que huyen se ven obligadas a hacer uso de las redes de traficantes para trasladarse de un país a otro y evitar muros, vallas, y otras medidas de la Unión Europea que intentan ser disuasorias, pero sólo ponen en peligro a quienes viajan en condiciones desesperadas.

Por todo esto, Acción Contra la Trata pide a nuestros gobiernos y a nuestra sociedad verdadera consciencia, responsabilidad y solidaridad con todas las personas de cualquier origen que necesitan protección, pero que sólo encuentran trabas.

Si tampoco estás de acuerdo con el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, puedes sumarte a esta denuncia aquí. 

Más noticias sobre las personas refugiadas que están en riesgo a caer en el tráfico y trata de personas:

 

Si deseas colaborar en el fin de la trata con fines de explotación sexual,

puedes colaborar con Acción Contra la Trata – ACT.

Entra aquí.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies