30 de julio. Día Mundial Contra la Trata

Masculinidades sanas en el programa de Scott y Milá
13 julio, 2021
I Jornadas de Salud Mental. Atención a mujeres en situación de prostitución y trata / Adimen Osasunari buruzko I. Jardunaldiak. Prostituzio eta salerosketa egoeratan dauden emakumeendako laguntza
9 septiembre, 2021
Escena i'm free de Las Poderosas

Por Satoko Kojima Hoshino. Foto Estudio Kentaro.

El sistema prostitucional actual ha experimentado un crecimiento exponencial desde los años ochenta. Este es uno de los motivos principales de que la trata de personas con fines de explotación sexual constituya hoy en día la segunda fuente de ingresos ilícitos de la delincuencia después de la venta de armas según Europol (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, 2015). La trata es la respuesta lógica del consumo: debido a que las mujeres de los países ricos no desean dedicarse a la prostitución, los proxenetas se lanzan a la captación de mujeres y niñas en los países más empobrecidos del planeta para cubrir la demanda local. Dice el Músico, exproxeneta y confidente policial:

Ninguna mujer nace para puta. Eso es así. Simplemente nacen rodeadas de unas circunstancias…. Que vienen con hijos, las más pobres, a ésas son a las que hay que buscar. Y si tú vas a uno de esos países de captación buscando ese perfil… pues tienes todas las que tú quieras.

Lozano (2018)

Según el informe de Naciones Unidas (2010), España ostenta el lamentable récord de ser el primer país en Europa en consumo de prostitución y el tercero en el mundo; donde casi uno de cada tres hombres ha recurrido en alguna ocasión a la prostitución, generando cerca de 20.000 millones de euros al año (Cortes Generales, 2007). Estamos, además, ante una realidad generizada, ya que a nivel mundial el 83% de las personas explotadas sexualmente son mujeres (UNODC, 2018) mientras que el 99,7 % de los consumidores de prostitución en España son varones (Cortes Generales, 2007).

Sin embargo, como señala Nuño Gómez (2017) ni siquiera las evidencias sobre el enorme enriquecimiento de los tratantes parece disuadir a muchos de la idea de que los casos de trata son hechos aislados, que no representan a la mayoría de las mujeres en situación de prostitución. Así, denuncia esta doble moral en la que la criminalización de la trata convive con una normalización de la prostitución, donde muchos pagan además por servicios de mujeres que son, a todas luces, menores de edad. Por otra parte, las detenciones por delito de trata son marginales en comparación con la magnitud de su industria o del número de víctimas: en 2006 la Guardia Civil registraba 2.601 delitos contra la libertad sexual, de las cuales solo 7 eran casos de trata con fines de explotación sexual, es decir, el 0,3% del total de delitos registrados (Federación de Mujeres Progresistas, 2008).

Las estadísticas no logran plasmar la violencia en la que viven las mujeres prostituidas. Dice una superviviente que ha compartido su testimonio:

Durante dos meses me negué a ser prostituida, y la madame me daba palizas. Finalmente decidí que lo mejor que podía hacer era pagar la deuda lo antes posible e irme de allí. A menudo la madame trataba de engañarme con la cantidad, pero yo iba apuntando todo lo que pagaba en un papel que ocultaba debajo del microondas.
Cuando por fin pude hablar con mis padres y les conté mi situación, mi padre se desplomó en el suelo. Mi madre lloraba, todos lloramos. Ellos me pedían perdón, y yo les decía que nada de aquello era culpa suya. Aquellos años son difíciles de describir.
Hubo días en los que realmente creí que iba a morir. Perdí a tres amigas que murieron a manos de los clientes.

Libres para Soñar, Las Poderosas, 2021

No podemos seguir negando la realidad de la violencia prostitucional, una institución que, como señala Ana de Miguel, es una «escuela de desigualdad humana»; que refuerza modelos profundamente desigualitarios y misóginos; donde, como dice Gimeno se ha producido una «erotización del estigma», pues los consumidores no compran sexo en abstracto, sino un relación de poder, dentro de un determinado orden de género: el actual, el patriarcal.

El día de hoy, 30 de julio, es un buen día para recordar que la mercantilización de las mujeres no es una opción si aspiramos a un mundo igualitario. No podemos seguir haciendo oídos sordos y mirar para otro lado, como si la realidad de esas otras no fuera con nosotras. La realidad de la prostitución y de la trata nos afecta a todas y a todos, queramos o no. Necesitamos una mayor consciencia crítica ante la banalización del sexo, la cosificación de las mujeres que se esconde bajo una pátina de empoderamiento y liberación sexual, y ante la hipocresía de esos buenos samaritanos que pretenden ayudar a mujeres necesitadas, cuando simplemente compran el derecho a reforzar su masculinidad más patriarcal. La trata sexual existe porque existen consumidores, algo largo tiempo invisibilizado.


Referencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies